Secciones de la revista

  • est√°s en:
  • 7de7.net
  • contrase√Īas

Del ser numerosos [George Oppen]

martes, 08 de julio de 2014



1


Hay cosas

Entre las que vivimos “y verlas

Es conocernos a nosotros mismos”.


El acontecimiento, parte

De una serie infinita.


Las tristes maravillas;


Sobre eso me contaron

Una historia de nuestra maldad.

No es nuestra maldad.


Recuerdas aquella vieja ciudad a la que fuimos y nos sentamos en la ventana en ruinas e intentamos imaginar que pertenecíamos a aquel tiempo—Está muerta y no está muerta, y no puedes imaginarte siquiera su vida o su muerte, la tierra habla y la salamandra habla, llega la primavera y sólo la oscurece—’




2


Así habló de la existencia de las cosas,

Un panteón incontrolable,


Absoluto, pero dicen

Árido.


Una ciudad de sociedades anónimas


Acristalada

En sueños


E imágenes—


Y el puro gozo

Del hecho mineral


Aunque es impenetrable


Como el mundo, si es materia,

Es impenetrable.



3


Las emociones se implican

Al entrar en la ciudad

Como al entrar en cualquier ciudad.


No pertenecemos

A ninguna localidad,

Pero imaginamos que otros sí,


Nos los encontramos. De hecho

El populacho fluye

Por la ciudad.


Esta es una lengua, por tanto, de Nueva York.




4


Pues la gente de ese flujo

Es nueva, la vieja


Nueva a la edad como la joven

A la juventud


Y a su morada

Para la cual los tejados de brea


Y los encorvamientos y las puertas—

Un mundo de encorvamientos—

Son meras coartadas y lindezas satíricas

Que no servirán.



5


La gran losa

Sobre el río

En la torre del puente


1875’


Helada a la luz de la luna

En el aire helado sobre el sendero, la conciencia


Que nada tiene que ganar, que nada espera,

Que a sí misma se ama




6


Estamos apretados, estamos apretados unos contra otros,

Nos informará enseguida

De cualquier cosa que pase


Y el descubrimiento del hecho estalla

En un paroxismo de emoción

Ahora como siempre. Crusoe


Según decimos

Fue ‘rescatado’.

Eso hemos elegido.




7


Obsesionados, encantados


Con el naufragio

De lo singular


Hemos elegido el sentido

Del ser numerosos.

 

 


George Oppen (1908-1984) fue miembro del grupo de los Objetivistas junto con Charles Reznikoff, Louis Zukoffsky y William Carlos Williams. Precisamente, en The Objetivist Press publica su primer libro, Discrete Series, en 1933. No muchos años más tarde, Oppen abandona la poesía para involucrarse directamente en el activismo político, incorporándose al Partido Comunista. Tras un primer intento fallido, llega a formar parte como voluntario en la Línea Maginot y en diversas campañas militares en la Segunda Guerra Mundial, siéndole concedido el Corazón Púrpura. Poco después de su vuelta a EE.UU. y a causa de los recelos del FBI, Oppen y su esposa se exilian a México, donde permanecerán hasta su vuelta a Nueva York en 1960. Aunque en 1958 había retomado la escritura, el regreso a NY y el contacto con Zukofsky y Reznikoff propiciarán un impulso definitivo que se concretará en libros como The Materials (1962), This in Which (1965), en Of Being Numerous (1968) por el que obtiene el premio Pulitzer. Tres libros más completan su obra: Seascape: Needle's Eye (1971), The Collected Poems (1975) que incluye un nuevo texto, Myth of the Blaze, y Primitive (1978).

 

 

[Traducción y nota de Marcos Canteli] 


suscripción RSS

suscr√≠base ahora y est√© actualizado constantemente de las nuevas noticias de la web. (¬Ņqu√© es RSS?)


PressKIT
Free counter and web stats