Secciones de la revista

  • est├ís en:
  • 7de7.net
  • contrase├▒as

3 poemas [Mario Campa├▒a]

viernes, 18 de julio de 2014

 

I


ayer me dormí temprano, y desperté

a medianoche temblando

corría ansiosamente yo en un campo

entre sembríos, persiguiendo dos conejos

bajo un adormecido sol de otoño

saltaban los animales sin respiro

su imagen subía y bajaba

en la vaporosa superficie de un espejo irreal

agitados llegamos a los pies de un roble añejo

una bifurcación inesperada

creí que entonces, siguiendo

la legendaria disyuntiva de los dos caminos

las bestias iban a seguir direcciones diferentes

y yo debía elegir una u otra, mas

las dos tomaron idéntico camino

está chupado acertar evitando los pasos de otros

pero la sabiduría enseña a cuidarse

de las decisiones fáciles

 

era la hora del crepúsculo. alcé la vista

un instante hacia las montañas del cielo

en busca de algún noble pensamiento

pero esta vez encontré sólo desiertos

y en los desiertos del cielo no había caminos

pero vi que, alto sobre las dunas, viajaba

rabioso, un perro: un rucio

que profería ladridos desconcertantes

como un asalto de cascabeles rojos

 

hay música en el cielo, conjeturó Pitágoras.

si hay armonía y hay movimiento, hay música

eso esta claro, pero nadie la escucha

nadie pudo ni puede escucharla

 

porque en el cielo no hay caminos y su música es sorda

y ahora chilla incomprensiblemente un perro, me dije

yo me veo en la tierra delante de dos caminos




II


mala y vieja

la fama del alma


como si fuera

apenas

una pobre habitación

de aseo


o un pájaro que canta

sólo para cambiar de cielo


últimamente es su extrañeza

lo que me aterra

su mansa ajenidad


¿canta el pájaro en su nido?

¿canta en casa de la víbora?


¿ahoga el alma a la pasión?

¿la pasión al alma?


quizá encandelillada mira

siempre el alma

contemplando con paciencia

con infinita complacencia

al forajido que de un lado a otro

de una a otra orilla

va

juega y la esquiva

intentando seducirla


pero no la escucha


para que todo sea imposible




III


¿dónde están nuestros panes,

nuestro vino multiplicado?

¿dónde el agua amiga que nos sostiene?

lento se bambolea lo que no conocemos

pero aspiramos a ser

encomendados a la fuerza

de nuestras inesperadas creencias

vestidas de hospitalarias armonías

en el único instante de nuestra fe


vocinglera o secretamente cultivamos

flores danzarinas

el uniforme sonido de un dios

en el que todo concurre


líquida memoria unánime

humedeciendo la tierra

empujamos día y noche

sueños diurnos y nocturnos

un desvencijado carro de deseos

para que surja la luz


pero nunca amanece


piedra que pule el canto,

vías que se entrecruzan con la vida

nuestro monoteísmo: ímpetu conquistado

por encima de las montañas

convulsa melodía del pasado adormecido

que se subleva, demasiado grande para esta

cristalina celebración de la victoria

final después del drama

una fría cueva de preguntas

la piedra de la locura

un tulipán lacustre a la deriva

un dios solitario entre sagradas aguas:

el dinero


maestro, arráncale ya este cáliz

esta piedra acerada

tortuosa

a estas almitas

que viajan en su barca

en lo alto del remolino


la vida ceremoniosa

en sigilo celebrada


todo triunfo es despedida






 

 

MARIO CAMPAÑA (Guayaqui, Ecuador, 1959) ha publicado poesía, ensayo, relatos y traducciones. Salió de Ecuador en 1992 y aunque su base ha estado localizada siempre en España, ha vivido en otros seis países. Desde 1996 dirige Guaraguao, revista de cultura latinoamericana que se edita en Barcelona. Desde 2012 dirige además la editorial Paso de barca, en la capital catalana.


suscripci├│n RSS

suscr├şbase ahora y est├ę actualizado constantemente de las nuevas noticias de la web. (┬┐qu├ę es RSS?)


PressKIT
Free counter and web stats